Condena la visita de Mahmoud Abbas a América Latina

El presidente de la Autoridad Palestina se encuentra de gira en Cuba, Chile y Venezuela. Condena su visita y deja claro que el odio no es bienvenido en América Latina

La visita del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, a Cuba, Venezuela y Chile debe ser una llamada de alerta para todos los que creemos que América Latina debe ser un lugar libre de odio y racismo. Firma la petición, exígele a los gobiernos latinos rechazar el terrorismo.

Condena la visita de Mahmoud Abbas a América Latina

  

El odio no es bienvenido en América Latina.

La visita del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, a Cuba, Venezuela y Chile debe ser una llamada de alerta para todos los que creemos que América Latina debe ser un lugar libre de odio y racismo. Abbas es la clásica representación de un líder con dos caras. Una, con la que se presenta frente a los medios internacionales, llena de elogios y promesas hipócritas. La otra, la que lleva todos los días, con la que dirige a su pueblo, incita a los palestinos a continuar los ataques terroristas contra Israel.

Mahmoud Abbas es el mismo personaje que paga sueldos a los terroristas que asesinan inocentes y luego nombra colegios y plazas públicas en honor a los asesinos. El que ha utilizado el sistema educativo palestino para lavar el cerebro de las nuevas generaciones y ha implantado un sistema propagandístico que busca deshumanizar a Israel y reducir la esperanza del palestino común. El ladrón que se ha construido mansiones y palacios con el dinero donado por la comunidad internacional.

Este personaje, en su agonía política, busca en los regímenes más oscuros de América Latina —Venezuela y Cuba— su último aliado. Ambos países se han alineado en los últimos años con aquellos que promueven el terrorismo y han implantado un discurso de odio contra Israel e incluso, en diferentes oportunidades, contra los judíos. Chile, por su lado, es un escenario diferente. La comunidad palestina más grande fuera del medio oriente encontró su casa en este país latinoamericano hace muchos años, cuando escapaban del imperio otomano. Abbas debe estar buscando, a través de ellos, aumentar la presión política sobre el gobierno chileno, promover las actividades racistas de organizaciones como el BDS y avanzar en sus últimos dos esfuerzos internacionales: el reconocimiento unilateral de Palestina y el aislamiento, con intenciones de destrucción, de Israel.

Debemos abrazar las iniciativas que promueven la paz verdadera y por eso es nuestro deber rechazar al líder con dos caras. El verdadero triunfo del pueblo palestino llegará cuando sus líderes coloquen los intereses de la mayoría por delante de los suyos y dejen a un lado el terrorismo y la violencia para conseguir una verdadera solución pacífica al conflicto. Ese día, aplaudiremos que el presidente de la Autoridad Palestina visite nuestras tierras y, quizás, se lleve un poco del amor y la serenidad que reinan en

**your signature**

Share this with your friends:

   

Comments